Archivo para la categoría historia

Violentados otra vez

domingo 6 de enero de 2008

Violentados otra vez

Por Rafael Cavada / La Nación Domingo

Si buscas violaciones de los derechos humanos en Chile en Google, lo primero que aparece es una serie de artículos sobre el conflicto mapuche”. Parece lógico. Después de la muerte de un joven comunero en un enfrentamiento con la policía, es natural que la red se llene de noticias y análisis sobre el conflicto. Lo que no calza es que esa observación me la hizo un brillante periodista y mejor amigo llamado Claudio Pardo hace como cinco años, cuando ambos trabajábamos en TVN. Por aquellos días, Matías Catrileo, ese joven estudiante universitario mapuche, debe haber sido un adolescente más de los que viven en la inestable Región de la Araucanía, lleno de vida y de ilusiones, y no un cuerpo frío en una morgue con una bala en el abdomen.

Por aquellos días, la noticia era la construcción de Ralco, las negociaciones con los clanes locales y el futuro de la hidroeléctrica. La situación, hay que decirlo, generó una ola de solidaridad con las etnias originarias que recorrió todo el país y que dio lugar a hechos tan curiosos como niñitas de colegios de monjas ultracuicos trabajando como empleadas domésticas de algunas ancianas mapuches que se quejaban de lo inútil que eran las huincas. Sintomático, ¿no? Todas las buenas intenciones y la solidaridad chocaban y se desvanecían porque la realidad de un chileno urbano nada tiene que ver con la de un mapuche, que no compra sus alimentos en un hipermercado, sino que se lo gana trabajando la tierra de sol a sol.

Poco después, la lógica de las noticias dejó totalmente de lado el conflicto mapuche, que sólo volvió a las pantallas con algunos incidentes aislados que ocurrían extramuros, más allá de nuestras relucientes metrópolis. Los análisis sobre la situación cayeron en el facilismo de decir que lo que ahí había era un grupo de mapuches codiciosos y que lo único que se había logrado al negociar con ellos era que Aucán Huilcamán se ganara un pasaporte de la ONU y un sueldo fijo por desacreditar a su país. Tampoco se dijo mucho de la exclusión de Huilcamán de las elecciones presidenciales, una exclusión basada simplemente en el poder económico. El líder indígena no autentificó ante notario las firmas que respaldaban su candidatura, porque esos zánganos cobran por estampar su firma donde dice yo autentifico.

Los argumentos no han variado mucho desde entonces. ¿Cuántos de nosotros sabemos que hay mapuches encarcelados que llevan 80 días en huelga de hambre líquida? ¿Cuántos sabemos las causas que los llevaron a prisión? Muy pocos. Nuestra mirada, que convierte a un árbol en madera, a un río en una represa y a un paisaje agreste en una población de viviendas básicas, poco tiene que ver con la del hombre que vive apegado a la tierra, a sus costumbres y a su lengua ancestral. Aunque ello le signifique exclusión, discriminación, falta de oportunidades.

Pero las cosas han seguido su curso. Si hoy uno busca en Google información sobre el conflicto mapuche, verá que el tratamiento de los análisis y las noticias tiene dos grandes vertientes: la que le da casi toda la prensa chilena, que reduce la muerte de Matías Catrileo a un episodio policial, y la que le dan los medios de otras partes del mundo, que acusan a Chile de violaciones de los derechos humanos. Curiosamente, varios citan informes de relatores de Naciones Unidas y de Amnistía Internacional, de los cuales los chilenos nada hemos sabido. Probablemente porque no nos interesa lo suficiente el tema.

Y eso también es sintomático. Mientras sigamos viendo el conflicto como una sucesión de hechos policiales, seguiremos pidiendo soluciones del mismo tipo. Llenar la zona de escuadrones de policías fuertemente armados no solucionará el problema; por el contrario, lo eterniza. Eso de “a mayor represión, mayor rebeldía” es algo que todo adolescente ha comprobado en la cotidiana lucha con sus padres. Por otra parte, encarar el problema con todas sus aristas sociales culturales, históricas y sobre todo económicas es más largo, más tedioso, requiere más paciencia y es mucho más costoso.

Pero un hecho de la causa es que este conflicto tiene una arista económica basada en la propiedad de la tierra. Y de esa propiedad y de la instalación de grandes obras en la región, poco ha ido a mejorar la vida de los mapuches y mucho a las arcas de gente que nunca ha visto a un mapuche. Pero los cortoplacistas somos nosotros, ellos tienen paciencia, saben que llevan 300 años en esto y pueden seguir otros tantos. A fin de cuentas, como dicen los españoles de Mago de Oz, en esa canción “Fiesta pagana”, no hay cárcel ni tumba para el canto libertario. LND

 

Publicado por Sigrid a las 4:01 PM 1 comentarios   Enlaces a esta entrada

 

 

Deja un comentario

La historia se repite

viernes 4 de enero de 2008
Comunero mapuche muere en enfrentamiento con Carabineros

(Este post es de otro blog que tengo, pero quiero ir colocando acá eso que estaba en otro lado para armar una especie de cronología, lamentablemente, es como si estuviésemos hablando de algo que pasó apenas hace 2 semanas atrás)

El hecho, del cual sólo existen versiones extraoficiales, se registró en el fundo Santa Margarita de propiedad del agricultor Jorge Luchsinger. El subsecretario del Interior, Felipe Harboe, llamó a los manifestantes a entregar el cadáver del estudiante universitario Matías Catrileo a las autoridades para la realización de las pericias de rigor. Este es el hecho más grave desde la muerte en un incidente similar del comunero Edmundo Alex Lemún, ocurrido en noviembre de 2003.

Un comunero mapuche murió este jueves al enfrentarse con Carabineros durante la toma de un predio en la región de la Araucanía, denunciaron tras ocurrido el hecho los propios manifestantes.

De acuerdo a una versión extraoficial entregada por radio Bío Bío, el hecho se produjo en el fundo Santa Margarita de propiedad del agricultor Jorge Luchsinger, que durante los últimos años ha sido objeto de varias tomas y ataques, por lo que cuenta con vigilancia policial permanente.

Se indicó que alrededor de las 6:00 horas alrededor de 20 comuneros ingresaron al lugar y comenzaron a encender fardos de forraje que se encontraban esparcidos en un potrero.

De acuerdo a la información con que cuenta la emisora, fue en ese momento cuando se hizo presente el personal policial, produciéndose un incidente donde una ráfaga de metralleta hirió y ocasionó la muerte a uno de los manifestantes.

El deceso ha podido ser confirmado oficialmente ya que los mapuches anunciaron que el cuerpo no sería entregado a las “autoridades chilenas” por lo que demandaron la presencia en el lugar de representantes de la Iglesia Católica o de organizaciones de Derechos Humanos. Esto, ante el temor que las evidencias sobre su asesinato sean modificadas.

En tanto, uno de los comuneros mapuches que participó en el hecho dijo en un contacto desde un teléfono celular que la víctima fatal es el estudiante de Agronomía de la Universidad La Frontera de Temuco, Matías Catrileo Quezada, de alrededor de 22 años de edad, quien hace un año habría estaba apoyando a la comunidad Llupeco Vilcún, vecina al predio de Luchsinger.

El dirigente identificado como Rodrigo dijo que llegaron al predio para iniciar “conversaciones” en el marco de una iniciativa de recuperación de tierras impulsada por la Coordinadora Arauco Malleco.

“Nosotros intentamos hacer una recupeación pacífica, ingresamos al fundo, inmediatamente Carabineros comenzó a disparar con subametralladoras, en eso nosotros empezamos la retirada y una de las balas alcanzó al hermano Matías”.

Dijo que la herida con salida de proyección habría perforado su pulmón, muriendo a los pocos minutos.

Las declaraciones las formuló cuando junto a otros 10 comuneros trasladaban el cuerpo sin vida del joven para evitar entregar el cadáver a personal del GOPE de Carabineros.

Asimismo, pidió la intervención del obispo de Temuco, Manuel Camilo Vial, como mediador para la entrega del cadáver.

Harboe pide entrega del cadáver

En tanto, el subsecretario del Interior formuló un llamado a los dirigentes para que entreguen el cadáver de Catrileo para que se lleven a cabo las pericias de rigor y establecer la causa de su deceso.

Harboe dijo que todavía no existe información oficial del incidente por lo que hizo un llamado “a la tranquilidad, a la calma, en el sentido de dejar que el fiscal, en este caso, que es una autoridad autónoma y distinta de las policías, pueda tomar contacto con el cadáver para hacer los primeros peritajes de rigor y realizar las pericias que correspondan para establecver cómo han ocurrido los hechos”.

“Por eso reiteramos el llamado a aquellos comuneros que andan trasladando el cuerpo de Matías Catrileo para poder tener acceso y poder realizar las pericias que correspondan, para contar con información oficial de lo que realmente ha ocurrido”.

En tanto, este hecho se suma a la muerte del comunero mapuche Edmundo Alex Lemún Saavedra, registrado el 7 de noviembre de 2003 que se registró en el fundo Santa Alicia perteneciente a la foestal Mininco.

Lemún fue herido por un balín metálico disparado con una escopeta antidisturbios en un enfrentamiento entre comuneros y la policía uniformada, también durante una ocupación de terrenos por parte de un grupo mapuche.

Tras permanecer por cinco días internado en la Unidad de Tratamientos Intensivos (UTI) de la Clínica Alemana de Temuco, sometido a ventilación mecánica y tratamiento específico de traumatismo cerebral grave, Lemún murió en el mismo centro asistencial durante la mañana del 13 de noviembre de ese año.

Audio transmitido por radio cooperativa del dramatico contacto telefonico en el que los comuneros daban cuenta de la muerte de Matias Catrileo.
http://santiago.indymedia.org/news/2008/01/75747.php
Audio: MP3 at 2.7 mebibytes

Deja un comentario

Bienvenido

Este es un blog de opinión de personas indígenas de Chile, somos profesionales de distintas disciplinas interesados en el acontecer de nuestros pueblos originarios y su relación con el Estado Chileno.

Deja un comentario