Mapuches chilenos, reducidos y empobrecidos luchan por sus tierras


Por Paulina Abramovich (AFP) – hace 8 horas

Una familia mapuche en el pueblo de Temucuicui, en Temuco, a 600 km al sur de Santiago.

SANTIAGO — Una treintena de indígenas mapuche cumple este domingo 70 días en huelga de hambre, volviendo a poner el foco sobre la mayor etnia chilena, empobrecida y reducida por la influencia de las culturas urbanas y con un conflicto latente por el reclamo de devolución de tierras ancestrales.

El bicentenario de la independencia en Chile, que se celebra este fin de semana, ha puesto este conflicto sobre el tapete y ha generado iniciativas oficiales en busca de soluciones a su problemática.

Los mapuche -o ‘gente de la tierra’ en su lengua nativa- fueron los primeros habitantes de Chile y parte de Argentina.

Guerreros por naturaleza, dieron fiera lucha a los conquistadores hasta que a fines del siglo XIX fueron sometidos y hoy están reducidos a unas 700.000 personas, sobre los 17 millones de habitantes del país.

La mayoría habita en pequeñas comunidades en la región de La Araucanía, en el sur chileno, con un escaso desarrollo y niveles de pobreza mayores a las del resto de la población. Una última encuesta oficial cifró el nivel de pobreza en esta región en 27%, contra 15% del promedio nacional.

En 1883, en la llamada ‘pacificación de la Araucanía’, miles de hectáreas en manos mapuches fueron arrebatadas por el Estado chileno, que sometió por la fuerza a los indígenas.

"Tras la enajenación de sus tierras, muchos mapuches tuvieron que migrar del campo a la ciudad, perdieron su cultura y los que quedaron en las comunidades mantienen su cultura, han tenido que sobreexplotar sus tierras y están en una situación de desmedro bastante grande", dijo a la AFP el historiador de la Universidad Católica, Carlos Parentini.

"El pueblo mapuche ha ido poco a poco perdiendo sus tierras y sus privilegios frente a un Estado que nunca se ha preocupado en serio de ellos", agregó.

Hoy las protestas por el reclamo de tierras mantienen un foco de tensión en una amplia zona del sur chileno, donde son frecuentes los enfrentamientos de mapuches con la policía tras la ocupación ilegal de tierras o el incendio de predios agrícolas privados.

En este marco una cincuentena de mapuches han sido apresados y procesados bajo una severa ley antiterrorista que data de la dictadura de Augusto Pinochet y que triplica las penas en caso de ser hallados culpables.

Treinta y cuatro mapuches iniciaron una huelga de hambre para exigir la abolición de esta normativa, 22 de los cuales cumplieron este domingo 70 días sin consumir alimentos, con una condición de salud "debilitada pero estable", dijo a la AFP Natividad Llanquileo, vocera de los huelguistas.

El presidente Sebastián Piñera anunció el viernes una mesa de diálogo con los mapuches y el sábado una inversión para ellos de 4.000 millones de dólares, pero estas medidas no resuelven para los ayunantes el motivo de la huelga: la abolición de la ley antiterrorista, cuya aplicación a indígenas ha motivado condenas de organismos de DDHH al Estado chileno.

"Lo más urgente es tratar de solucionar el tema de la huelga de hambre, lo demás son voladores de luces", dijo Llanquileo.

"Si antes se trataba de tierras buenas habitadas por indios malos, hoy no somos tan bárbaros sino que somos terroristas; la discriminación ha estado presente durante toda la historia", comentó a la AFP el historiador mapuche, Hernán Curiñir.

El Estado ha reintegrado a los mapuches unas 650.000 hectáreas, aunque de la "la peor tierra", según Parentini.

"Ellos nunca han exigido autonomía. Lo que ellos quieren es respeto a su identidad, apoyo, que sus campos tengan riego", agregó.

"Se está tratando de imponer un modelo que no identifica a la sociedad originaria; hay una cultura dominante que quiere superponer su cultura a los indígenas", señaló de su lado Curiñir.

De parte de las comunidades mapuches no existe un líder que los unifique, sino que cada comunidad -unas 2.000 en la región de la Araucanía- es autónoma y funciona por sí sola, lo que ha dificultado aún más el diálogo con ellos.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: