Archivos para 26 mayo 2010

declaracion publica sobre detencion ilegal del abogado Mapuche Jose Lincoqueo

Mapuche International

Declaración Pública

Los comuneros y comunidades indígenas de la región declaramos a la opinión pública regional, nacional e internacional lo siguientes:

El abogado mapuche don José Lincoqueo Huenuman el día martes 18 de mayo del año en curso, fue formalizado, ante una audiencia en el juzgado de garantía de Temuco en donde quedo detenido e ingresó a la cárcel pública, por quebrantamiento de condena y estafa según la denuncia.

1. El abogado José Lincoqueo viene defendiendo desde más de 15 años los derechos de los mapuches invocando los parlamentos generales, celebrado entre la corona española y nuestros antepasados 28 parlamentos o tratados y uno con el estado de Chile los cuáles suman 29 y que se encuentran vigentes, así lo ratifican el articulo final del código civil, en idéntica forma lo define el articulo final del código penal y del comercio.

2. Las demandas que ha hecho ante los Tribunales Chilenos, solo utilizando la legislaciones chilenas como filosofía del derecho, dado que las constituciones originarias, como la constitución de 1812, la constitución de 1818, del padre de la patria donde Chile tiene solo 3 provincias: La Capital, Coquimbo, y Concepción y todas están al norte del Bio Bio .Y al sur corren los tratados Internacionales. La constitución de 1833, expresa que en su Art. 1º Chile se extiende desde el desierto de Atacama hasta Cabo de Horno y que en su Art. 2º transitorio nacen las cinco leyes de rango constitucional, que hace letra muerta al art 1º de la citada constitución de 1833. Por lo que el Estado de Derecho que el gobierno dice tener: es solo aparente, de hecho, o virtual, dado que toda las legislaciones Chilenas se encuentran superpuesta sobre los Territorios Mapuches o Territorio de Arauco.

3. Los juicios interpuestos en los Tribunales Chilenos, no le han dado lugar, ha habido negación de justicia hacia los mapuches, por espacio de mucho más de un siglo, se ha visto obligado a demandar a los jueces de justicia, por negarse a dar justicia: Es así que todos los señores Magistrado del juzgado de garantía, juzgado civiles, Corte de Apelaciones se encuentran inhabilitados ante los juicios. Estos mismos jueces, configuraron un delito de prevaricación especial, con el solo objeto de suspender, de sacar del ejercicio de la profesión de abogado a perpetuidad, por lo que dicho fallo constituye implicancia.

4. El encarcelamiento que ha sido objeto en el día de hoy, solo agrava aún más los hechos, atropello y violaciones a los derechos humanos del abogado, ratificado en el art. 5º de la constitución de 1980. Ahora el tribunal a cambiado la prisión preventiva decretada al imputado abogado José Lincoqueo Huenuman, por internación provisoria en un centro asistencial que determina la juez de garantía, para efecto de evacuar el informe siquiátrico decretado. Internado en un siquiátrico, el fin último de este sistema de justicia es declararlo loco, tal cual le fuera hecho al príncipe de la Araucanía Orelie-Antoine I de Tounens en 1862, por el estado de Chile, anteriormente es decir 1860 el gobierno de Manuel Montt como generalísimo de las fuerzas armadas atravesó la frontera y llevo a los que los chilenos llaman Pacificación de la Araucanía sin causa jurídica hasta el día de hoy; es increíble pero cierto , los tribunales defiende a los victimarios denominados colonos nacionales y extranjeros, y no a la victimas, en este casos los mapuches que son sus dueños único y en forma exclusiva.

5. El imputado Abogado José Lincoqueo Huenuman no tiene delito que probar, es el poder ejecutivo legislativo y judicial deben aplicar las leyes que en derecho corresponde.

6. Finalmente la información de prensa de los diarios y radios es cruel e intencionado al expresar que el abogado José Lincoqueo Huenuman había quedado en libertad, lo que es falso, le recordamos, que el Estado Chileno al sur del Bio Bio, tiene un Estado de Derecho aparente virtual, basados en leyes genocidas extrajudicial y terroristas; denominadas leyes de indios: la ley del 2 de julio de 1852 y la ley del 4 de diciembre de 1866. Al termino del casi exterminio de la denominada pacificación de la Araucanía.

Hacemos un llamado a las distintas organizaciones internacionales y nacionales para que puedan hacerse parte en proceso que se le sigue a nuestro hermano José Lincoqueo Huenuman.

Instamos al relator de las Naciones Unidas, para que pueda hacer seguimiento especial, al injusto proceso que se le acusa a nuestro hermano, para que se resguarde el debido proceso y las libertades fundamentales consagradas en la carta de derechos humanos de las Naciones Unidas.

Exigimos al estado de Chile sus autoridades, Jueces a dejar sin efecto la persecución a uno de nuestros comuneros y profesional Mapuche, lo deje en libertad y le devuelva el derecho a ejercer su profesión.

Asociación indígena Kura Huenu

Coordinación de comunidades y organizaciones Mapuche por el Territorio CCOM

Centro de Estudio de Derecho Indiano CEDILIN

Temuko, 24 de Mayo de 2010

Anuncios

Deja un comentario

Detención de Abogado Mapuche, José Lincoqueo Huenuman por “prevaricación”. Le llaman el “Garzón” de los mapu che.

Por décadas el abogado Licanqueo ha llevado adelante su lucha en favor de las demandas de su pueblo utilizando las vías legales, rescatando los antiguos tratados suscritos por la corona española con los mapuche. Comenzó a hacerlo cuando ningún derecho era reconocido, cuando se negaba la historia de los mapuche, y continúa haciéndolo ahora en vísperas del publicitado Bicentenario. Su detención confirma lo que ya sabemos: no hay Nada que Celebrar para los mapuche en este bicentenario chileno.
Prevaricación según el diccionario, significa: Delito que cometen los funcionarios públicos al faltar, a sabiendas o por ignorancia inexcusable, a las obligaciones y deberes de su cargo.
Que fue lo dijo o lo que hizo, este abogado Mapuche? Dicho a grosso modo, plantear que de acuerdo a tratados como el de Tapihue de 1825, todo lo acometido de ahí para adelante por el Estado chileno y sus agentes, al sur del río Biobío era ilegal. Por eso perfectamente podía hablarse de “actos de piratería” y de “genocidio” la Ocupación de la Araucanía en la mal llamada “Pacificación de la Araucanía” a manos de Cornelio Saavedra por orden del Estado Chileno.

Fernando Ulloa Valenzuela
19 de mayo de 2010
Me enteré por los diarios esta fría mañana de día miércoles, que el abogado mapuche José Lincoqueo Huenuman, hombre mayor avecindado en Temuco, había sido detenido. Me preocupé especialmente de este jurista proveniente de los territorios cholcholinos, dada su avanzada edad, su estado de salud, las posibles condiciones de la detención y lo que implica para su familia. Mal que mal este hombre viudo, es también un pilar para sus hijos y su nieto.
Me molestó además, ver todo lo que la prensa no decía. Se resumía allí lo sucedido en los últimos 2 años, de manera bastante escueta por cierto, muy al estilo inculcado en las universidades sureñas: “diga poquito, no ocupe mucho espacio”.
Claro está, que nada anotaban de la persecución sistemática al abogado Lincoqueo y el menoscabo a su figura. No había mención alguna –por ejemplo- del saqueo que sufrió su oficina de calle Montt casi al llegar a Aldunate, en Temuco, el año pasado. Cuando “desconocidos” (esos desconocidos que curiosamente hacen distinciones entre mapuches y chilenos para actuar), entraron, robaron y destrozaron materiales. Como mensaje subliminal iba un: “deja de expresarte”. Pues le destruyeron inclusive una antigua máquina de escribir, además del computador. ¡Aquella vez se llevaron incluso sus diplomas!
Al parecer, esos “desconocidos” buscaban los documentos de los Parlamentos. ¿Cuáles Parlamentos? Esas alrededor de 30 ceremonias que los mapuches celebraron a lo largo de siglos con los españoles, para normar la convivencia y acordar entre otras grandes cosas, respeto mutuo. Lo que justamente reclaman los mapuches que el Estado chileno no ha hecho. El abogado Lincoqueo se dio a la tarea de recopilarlos y desde la perspectiva jurídica, ponerlos en contexto. Eso incomodó a muchos y sorprendió a varios más.
Señala la prensa que el año 2008 fue inhabilitado en sus funciones, por lo tanto toda presentación posterior sería un delito. No señala la prensa la forma en que se inhabilitó al abogado, si es que ello tuvo lugar, si se le dio aviso o qué incidió en ello.
Se le condenó el año 2002, de igual forma que a Pascual Pichun y Aniceto Norín, por ser el asesor jurídico y supuestamente incitarlos a cortar madera, cometer actos violentos y ocupar indebidamente terrenos en Temulemu, proximidades de Traiguén.
El año 2001 se calificaba de “curiosos” sus argumentos; él manifestaba grosso modo, que de acuerdo a tratados como el de Tapihue de 1825, todo lo acometido por el Estado chileno y sus agentes, al sur del río Biobío era ilegal. Por eso perfectamente podía hablar de “actos de piratería” y no se complicaba para mencionar el concepto “genocidio” al referirse a la Ocupación de Araucanía de manos de Cornelio Saavedra. De ello ha acusado al Estado chileno con sendas presentaciones que obtuvieron como respuesta, silencio.
Ya en el año 1999 se había hecho una presentación en la ONU, donde se dejaba de manifiesto las amenazas de muerte que había recibido el abogado mapuche Lincoqueo, fue en el 17° Período de Sesiones en Ginebra, del 26 al 30 de julio de ese año. Tiempo después se haría conocida su iniciativa: El Centro de Estudios de Derecho Indiano y tomarían fuerza las acusaciones contra las forestales, por apropiación indebida de miles de hectáreas.
Por estar incomodando y diciendo verdades desoídas (que además nos han hecho creer ilógicas, extemporáneas y fuera de lugar), hoy lo detienen preventivamente y por alrededor de 45 días, mientras se hagan las diligencias, bajo los cargos de estafa y prevaricación. ¿No es lo mismo que achacan al juez Garzón en España? ¿No es similar estudiar los actos del franquismo y los actuaciones pasadas del Estado chileno? José Lincoqueo fue invitado también a la Península, a compartir sus argumentos, hace algunos años.
Los que tenemos un poco más de memoria y cultivamos la disciplina histórica, sabemos que similares imputaciones se hicieron a Manuel Aburto Panguilef entre los años 1930 y 1940, quien finalmente fue relegado en el Norte; claro que en esos tiempos se intervenía cartas en vez de teléfonos y se enviaba la información por telegramas cifrados.
El mismo Orelie Antoine de Tounens , ese rey francés de Araucanía y Patagonia de la segunda mitad del siglo XIX, que nos presentaron como “loco”. Era también abogado y tenía argumentos bastante lógicos; en oposición a la medicina y los diagnósticos dados por aquel entonces. La locura, como han indicado los autores de la segunda mitad del siglo XX, es una construcción.
Es loco el que pone en riesgo algo. En Chile es loco, quien cuestiona a las supuestas verdades del Estado y es loco o “resentido” quien se hace cargo del pasado. Mire usted las paradojas, le diría a un historiador antiguo: los mapuches acusados de flojos son procesados por trabajar por su gente.
La causa mayor del abogado Lincoqueo es la libertad del Pueblo Mapuche, su Pueblo. Por eso y no por otra cosa lo detuvieron e intentan acallarlo. Nada es casual en Araucanía. Hablar con claridad es también considerado una locura y un riesgo.
Fernando Ulloa Valenzuela
Licenciado en Historia
Universidad de Chile

Así informó el Diario Austral de Temuco sobre este caso el 19 de mayo.

Fue condenado por prevaricación el año 2008
A prisión preventiva abogado mapuche

El Tribunal de Garantía de Temuco determinó la prisión preventiva para el abogado José Lincoqueo Huenumán, imputado de quebrantamiento de condena y estafa.
La Fiscalía lo acusa de ejercer la profesión de abogado, a pesar que un fallo condenatorio emitido el año 2008 lo inhabilitó a perpetuidad de tramitar causas como tal.
Ofició una y otra vez

El proceso comienza a partir de acciones cometidas por este jurista el 2009, precisamente, el 13 de enero cuando presentó a la Corte de Apelaciones de Santiago una querella posesoria contra el consejo de Defensa del Estado, Canal TVN y Canal 2 Autónoma. (NOTA MIA: EL Diario Austral no informa lo esencial: que la querella tiene que ver con la reivindicación de las tierras mapuche).
En ella –consta en el escrito– el imputado compareció personalmente en su calidad de abogado, afirmando estar habilitado para el ejercicio de la profesión.

Al ser requerido un poder para ejercer, el 12 de junio, nombra abogado patrocinante a otra profesional.

El 28 de septiembre participaría nuevamente presentando personalmente ante el 24 Juzgado Civil de Santiago la corrección del procedimiento en su calidad de querellante. Mientras se notificaba a uno de los demandantes, nuevamente actuó como abogado, el 4 de enero del 2010, esta vez solicitando se deje sin efecto una resolución.

El 18 de enero de 2010 el magistrado del 3° Juzgado Civil resolvió que debía comparecer un profesional letrado habilitado para el ejercicio de la profesión Ante ello Lincoqueo realizó una nueva presentación el 15 de marzo de 2010, atendiendo a su calidad de abogado. Otra diligencia haría el 23 de marzo.
Delito
Para la Fiscalía, estos hechos son constitutivos de delito. La indagación en su contra durará 45 días.
Fuente: El Diario Austral

Pero seguiremos informando…
http://periodismosanador.blogspot.com/2010/05/detencion-de-abogado-mapuche-jose.html

Deja un comentario

Mapuches en la ciudad, sus penas y sus triunfos

http://www.lanacion.cl/mapuches-en-la-ciudad-sus-penas-y-sus-triunfos/noticias/2010-05-15/185539.html
/ La Nación Por Soraya Rodríguez

Desarraigo es una palabra que encierra dolor, soledad y discriminación. Es arrancar de raíz, y para la “gente de la tierra”, los mapuches, es una herida que dura hasta que logran retornar a lo suyo, a su paisaje, su agua, su sol.

Domingo 16 de mayo de 2010 | | LND Reportajes

Mapuches en la ciudad, sus penas y sus triunfosLa medicina tradicional mapuche ha logrado instalarse en la cultura capitalina. Hoy hay hasta farmacias.

El pueblo mapuche ha sufrido despojos, los han vivido todos: los que se quedaron en sus tierras y aquellos que por razones económicas emigraron a las ciudades, pero es común que ellos mismos reconozcan que los que más mal lo han pasado son quienes partieron a las urbes.

La nueva mirada gubernamental actualmente está en obra gruesa de estudio. Según se ha dicho, el objetivo sería reenfocar los recursos desde el campo a la ciudad. Pero más allá de las políticas gubernamentales pasadas, que entregaron más beneficios a los que se quedaron en sus comunidades de origen, con subsidios y programas diversos, los mapuches citadinos sienten que las penas y penurias de haber emigrado superan lo económico, porque tienen que ver con dificultades de integración.

Un tema que con la puesta en vigencia del convenio 169 de la OIT debiera tender a superarse. Para todos, sin embargo, la traba de fondo en las políticas étnicas radica en el bajo presupuesto, rural y urbano, pero sobre todo el último.

De la población indígena en el país, que según el Censo de 2002 asciende a casi 700 mil personas en Chile, el 90% aproximadamente es mapuche. Es decir, 630 mil ciudadanos. En general, persiste en ellos “el sueño de volver a la tierra ancestral”. Así lo reconocen todos los avecindados en Santiago consultados por el tema, muchos de ellos arribados con sus padres hace más de 30 años. Los menos viajaron solos y un número cada vez más creciente simplemente nació en la capital. Cosas aparentemente tan simples como el sabor del agua sin cloro o mirar el horizonte sin torres entre medio, los hace soñar con retornar al campo. Pero muchos también dejan de lado las nostalgias y piensan en cómo mejorar sus vidas en la ciudad.

Cualquier diferencia de opinión se olvida al reconocer, eso sí, que su gran tema pendiente ha sido superar la pobreza tras dejar sus tierras. También la discriminación en su contra.

Así lo siente Miguel Nahuel. Tiene 46 años y nació en Santiago, luego que su padre, proveniente de Gnienoco (Nueva Imperial) y su madre, de Cholchol, se vinieran arrancando de la pobreza que los agobiaba. Ambos se conocieron en la capital, en la Quinta Normal, y decidieron unir sus vidas en matrimonio cuyo fruto “fueron siete hijos vivos”. El mayor de los cuales, Juan, en cuanto pudo, volvió al sur.

Miguel cree que tanto los mapuches que se quedaron en sus tierras, como los que partieron a la ciudad, lo han pasado mal. “Ambas partes han sufrido por igual las necesidades económicas, pero la diferencia en contra de quienes viajaron a la ciudad es que enfrentaron la discriminación”.

Si bien su familia no ha perdido tierras, sí dice que “fuimos arrinconados”, porque su abuela debió enfrentar sola la defensa de su campo. Miguel, hoy con tres hijos de 23, 24 y 25 años, sueña con mejorar sus condiciones como trabajador de la construcción, o de chef, otra actividad que emprende cuando puede.

Beatriz Painiqueo tiene 50 años, nació en Dimulco, Lumaco. Se vino a Santiago a los 21, en busca de su hermana mayor. Fue consejera de la Conadi y es dirigenta de la comunidad Folilche Aflaiai (Gente de raíz eterna).

“Casi sin darme cuenta me fui quedando en Santiago, pero ambas (hermanas) queríamos seguir vinculadas a nuestro pasado, incluso viajábamos a Temuco cada mes a participar en actividades locales, pero no nos tomaban mucho en cuenta. Ellos decían que los mapuches que se fueron a Santiago no tenían problemas”.

Así fue como iniciaron la búsqueda, en la capital, de quienes vivían un sentimiento similar y el año 82 formaron un grupo que derivó en la actual comunidad radicada en Peñalolén. La misma que hoy tiene terreno propio y una tradicional ruca para reuniones y ceremonias.

“Siempre tuvimos la inquietud, el sueño, el anhelo de tener una ruca donde, por lo menos, sentir ese olor que uno tenía en el campo”, recuerda al reconocer que aún sigue echando de menos “la tranquilidad y el agua de la vertiente, que es dulce”.

Beatriz Painiqueo está casada con Raimundo Nahuel, padre de su hijo Licán, hoy de 10 años. Fue tardía en cuestión de amores. Recalca que le gusta que su hijo adquiera los valores propios del mapuche como “el respeto a los mayores, porque, independientemente de la pobreza en que esté la comunidad, no se ven ancianos ni niños abandonados”, dice al asumir también que una tarea prioritaria es enseñarle a su hijo la “mirada horizontal” que obliga su cultura. “No todo lo ves de arriba abajo… la ruca es circular u ovalada, y aquí nosotros siempre nos vemos las caras y conversamos en igualdad de condiciones”.

Beatriz y el resto de los trasplantados resaltan una preocupación que es transversal entre los mapuches: el cuidado y el cariño familiar. Para los mapuches, la familia se extiende más allá del parentesco. Tanto, que así han formado organizaciones en varias comunas de la capital, especialmente concentradas en La Pintana, comuna que cuenta con el Programa Intercultural de Educación Bilingüe en cinco colegios y que pronto abarcará dos jardines infantiles.

Talleres de danza, fabricación de utensilios típicos, mapudungún (su lengua original), palín, orfebrería y yerbas, entre otras, son algunas de las técnicas que rescatan en la ciudad. En las rucas que han levantado en La Pintana y Peñalolén es donde celebran, religiosamente, las masivas rogativas del Guillatún y el Año Nuevo Mapuche (este último el 24 de junio).

Rural/urbano

ImagenLa Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), que dirige Francisco Painepán, no cuenta con presencia en todas las regiones del país y de hecho la Oficina de Asuntos Indígenas de Santiago tiene jurisdicción sobre cuatro regiones: Coquimbo, Valparaíso, Libertador Bernardo O´Higgins y Metropolitana, con 21 funcionarios.

Para contextualizar, hay que precisar que el 2009, el presupuesto nacional de Conadi fue de 33 mil millones 281 mil 687 pesos, repartidos en tres fondos: Desarrollo, Educación y Cultura y Tierras. Este último, que no se entrega en Santiago porque está destinado a tierras de ocupación ancestral, alcanzó casi el 90% del total.

El presupuesto 2009 de la oficina, según relató el jefe de Santiago, Marcos Huaiquilaf, fue de casi $468 millones entre programas de las áreas de desarrollo, educación y cultura. Todo para una población de 226 mil 59 indígenas que viven en las citadas regiones, de acuerdo a la medición del Censo 2002, que sólo consideró a los mayores de 14 años.

Con ese margen presupuestario, la oficina de Santiago desarrolla 12 programas, de los cuales destaca la beca indígena y de defensa jurídica que, con un abogado, un procurador y una secretaria, atendió, el 2008, 1.548 solicitudes de personas en los tribunales.

Para los analistas del tema, uno de los peros para el avance en políticas indígenas está, además del tema presupuestario, en la entrega de cifras reales. Así, por ejemplo, los datos del Censo del 2002 no coinciden con la encuesta Casen de 2006.

Según el Censo, la población indígena nacional era de 692.192, mayores de 14 años. De ellos, el 64,8% correspondía a residentes en las urbes y 35,2% a habitantes rurales. Para la Casen 2006, en cambio, la cifra total era de un millón 60 mil 786 personas, sin considerar tampoco la población indígena infantil, con 69,4% de población indígena urbana y 30,6% rural.

“Está claro que en Chile la población indígena vive en sectores urbanos mayoritariamente”, reconoce Huaiquilaf, quien cree que “cada vez más, hay un proceso de reconocimiento de que las personas indígenas son eminentemente urbanas, independientes, que aunque conservan la idea del paraíso, constituyen organizaciones que demandan al Estado beneficios para indígenas urbanos. Ellos sienten que provienen de familias del sur, pero que el apoyo que necesitan es acá”.

Así, por ejemplo, uno de los servicios que presta Conadi es la certificación de reconocimiento como indígena. En 2009 hubo en la oficina de Santiago 15.224 solicitudes. En Iquique fueron 10.652 y en Temuco 15.516, lo que revela que existe equivalencia entre la capital del país y la capital de la Araucanía en esta materia.

“Si uno quisiera identificar en qué región las personas están en proceso de reetnificación o de búsqueda de sus raíces, esa es la Metropolitana”, explica Huaiquilaf, quien agrega como dato duro que en las cuatro regiones que atiende la oficina de Santiago, se han entregado personalidad jurídica a 195 asociaciones desde 1994 a la fecha, de las cuales 152 son de la Metropolitana.

“Esto es totalmente coherente con el hecho de que la población indígena en esta región es la segunda de mayor cantidad en el país, después de la Araucanía, que cuenta con 220 mil personas”, compara.

Las equivalencias de población, sin embargo, se desequilibran a la hora de escuchar los testimonios de quienes se instalan en Santiago y recuerdan con anhelo la vida en el campo, al que vuelven cada verano o cada vez que pueden para recargar energías y reencontrarse con la familia.

Avances culturales

Para los mapuches residentes en la capital, el reconocimiento a su salud intercultural ha sido lo más destacado. Tanto, que ya han conseguido programas en los consultorios, donde cada mes, las machis atienden a la población mapuche enferma. Aunque cada vez más atienden a chilenos sin sangre mapuche.

Hernán Manquepillán es académico de desarrollo personal en el Departamento de Psicología de la Universidad Católica Cardenal Silva Henríquez. Nació en Santiago, pero su papá, el mayor de nueve hermanos, provino de Lilcoco, Lanco, Panguipulli, cuando tenía 13 años. A la larga, cinco de sus tíos se quedaron en la tierra de origen.

Fue su padre quien se trajo a sus hermanos para buscar un mejor futuro, pero aunque con el tiempo la lengua mapuche se fue perdiendo entre ellos, siempre mantuvieron el contacto familiar entre todos y, cada verano, el reencuentro es precisamente en el sur.

“Mi papá se integró a lo local, pero igual es fuerte su experiencia de la soledad. Él es muy tímido y creo que tiene recursos que no aprovechó porque de hecho es un gran autodidacta, pero aislado, sin redes”, dice Hernán al intentar una descripción de su primer ancestro en la urbe.

-¿Cómo cree que fue la adaptación de él?

-Para todos fue duro, pero más para los que se vinieron, porque vivieron en carne propia el desarraigo, la soledad, la discriminación y las penurias económicas.

Hernán sabe que para su padre el sacrificio valió la pena. Se siente orgulloso de tener un hijo profesor de filosofía, otro egresado de contador que trabaja en un banco y una tercera diseñadora gráfica. Pese a las raíces que echó en la capital, Hernán le ha confesado a sus hijos que quiere volver a su tierra. “Lo haría por calidad de vida, por el hecho de estar en un espacio más amplio, con un ritmo de vida no tan exigente e inhumano”. //LND

Se vino de Lautaro a vivir a la ciudad…
Juana Cheuquepán Colipe tiene en la actualidad 46 años y lleva 40 en Santiago. Tiene dos hijos y una nieta y es dirigenta de la organización Kiñepu Liwen (Un amanecer) de La Pintana, que cuenta con su terreno y una enorme ruca donde celebran el WeTripantu, Año Nuevo mapuche.

Ella viajó junto a sus padres y hermanos a un campamento de allegados en el paradero 25 de Santa Rosa. En agosto del 72 llegó a la villa Salvador Allende, de La Pintana. “Como toda familia mapuche migramos a la ciudad por necesidad de tierras. Nosotros éramos de Lautaro, mi familia era muy grande y teníamos poca tierra. Después de que se vino, mi papá estuvo como un año solo antes de mandar a buscar a mi mamá. Ahí nos vinimos todos”.

“Desde que llegamos acá no fue fácil vivir en un espacio cerrado. En el campo teníamos todo el patio que queríamos, acá no, hubo que acostumbrarse a los vecinos, a otra forma de vestirse, de hablar… mi mamá me mandó a comprar ají, a los seis años, y pedí trapi, y nadie me entendía y no me vendieron, entonces me fui enojada y no quise seguir hablando mapudungún”, recuerda Juana.

Pero con la llegada de sus hijos le cambió la vida y fomentó para ellos una convivencia integrada, con reforzamiento de la cultura y así fue como terminó encabezando el equipo municipal a cargo del Programa Intercultural de Educación Bilingüe que, el 2009, llegó a impartirse en 10 colegios de la comuna, por lo que para ella “antes de hacer nuevas políticas, hay que fortalecer lo que ya existe”.

Deja un comentario

Insolito niña Mapuche de 15 año sera llevada a Juicio Oral

Wallmapuche Collipulli, Para mañana Viernes 14 de Mayo de 2010, a las 9 hora, en el Tribunal de Garantía de la Ciudad de Collipulli, está fijada la Audiencia de preparación de Juicio Oral Simplificado, en contra de la Niña Bania Queipul Millanao de 15 años de edad, hija del Lonko de la Comunidad Autónoma TEMUCUICUI, Víctor Queipul Huaiquil.

Como un Juicio Insólito, lo Califico el Werken de la Comunidad Autónoma TEMUCUICUI, Jorge Huenchullan, donde una niña de 15 año es llevada a enfrentar un Juicio Oral, exponiéndola a una configurada acusación, donde el principal testigo, es el propio Fiscal del Ministerio Publico Cesar Chibar, quien además es el mismo que dirige la investigación.

Hay muchas expectación, de parte los organismo internacionales de Derechos Humanos, sobre la realización de este Juicio Oral Simplificado, según antecedentes de la Comunidad, están trabajando para traer observadores de Derechos Humanos y de esta manera denunciar la magnitud de la persecución que existe de parte los aparatos represivos del Estado Chileno, en contra de las comunidad Mapuche que desarrollan legitimas reivindicaciones Territoriales.

Por Equipo de Comunicación Mapuche

Wall mapuche jueves 13 de Mayo de 2010

Deja un comentario

Viajar por el mundo Mapuche es ver a un pueblo encarcelado.

30 abril del 2010
Viajar por el mundo Mapuche es ver a un pueblo encarcelado.
Por: José Venturelli
Dada la creciente represión que se ha dado en los últimos diez años y de la negación absoluta del Estado de “hacer nada malo” del gobierno anterior me parecía importante visitar, para discutir con los grupos de Derechos Humanos, lo que sucede en región de la Araucanía. Viajé específicamente a ver la realidad de los presos políticos mapuche. Lucía Sepúlveda, con su “periodismo innovador” identificó unos 100 presos antes de que el Gobierno Chileno en Ginebra diera su Examen Periódico Universal ante el Consejo de Derechos humanos de la ONU por las conocidas violaciones de los DDHH’s del pueblo Mapuche. 77 recomendaciones se habían hecho al gobierno chileno. Pero escuché allí a su Embajador Droguett decir que había “4 presos con ley anti-terrorista” y que los mapuche presos, al igual que lo dicho por Lagos y Bachelet, “eran todos delincuentes”. Fui a visitar los detenidos Mapuche, en sus cárceles como parte de un trabajo de DDHH’s.

Conversando con los detenidos mismos, con sus familias y observando las condiciones en que viven los presos conocí otra realidad. La prensa y televisión del Estado, al igual que los poderes que piden y se benefician de la situación de violencia hablan de terroristas. Los mapuche y organismos internacionales hablan de derechos violados y de demandas legítimas. Los terroristas no poseen armas y son los que tienen el monopolio de los muertos. Los que dicen defender la paz ciudadana, tienen el monopolio de las armas, causan todos los muertos… impunemente. Sabía que la represión era dura y que el gobierno Lagos la había vuelto a renovar. Militarizó y criminalizado de modo irresponsable las demandas mapuche, sin nada que reflejara su pretendida condición de progresista, humanista o defensor del medio ambiente como él mismo gusta presentarse. Quise entonces confirmar si era cierto o no de que se intentaba “hacer algo bueno” por el Estado, por sus estructuras y su sistema legal… No lo encontré.

Traté de conocer la realidad carcelaria, entender las situaciones procesales y como la viven los mapuche. Fui a ver a los presos políticos mapuche (ppm) y entender sus huelgas de hambre y sus razones. También de la forma despectiva y de la soberbia con la que habían sido tratadas. Era febrero, antes del terremoto.

Confirmé la pobreza impuesta a un pueblo entero. Ví condiciones de vida incompatibles con la quimera estatal y de los sectores pudientes de que “somos un país desarrollado”. “Chile es un país pujante, moderno, democrático” se dice. Los mapuche rurales, con su dignidad de pueblo originario, viven arrinconados en las poquísimas tierras que les han dejado: 6% de las originarias. No pueden siquiera alimentarse… y migran. Su ingreso es cercano al 50% del salario mínimo local. Es decir, muchos viven por debajo de un dólar por persona por día. Los mercados a los que van los tratan mal, carabineros les violenta por su “ilegalidad” (“Siempre falta un papel o en sello” que justifica que les quiten a menudo sus productos) Los estudiantes viven pobremente y sus hogares estudiantiles, “por ser posibles líderes terroristas” son constantemente acosados, sus pertenencias, computadores, libros, etc, son destruidos.

Las cárceles de El Manzano de Concepción, de Lebu, Angol, Chol-Chol (para menores), Temuco (para hombres y mujeres) me enseñaron que la situación no era mala… Es peor. Hay una paz de mentira y una guerra sucia de verdad contra el pueblo Mapuche.

¿Qué pasa con La Justicia? Los fiscales, el Ministerio Público, la ley Anti-terrorista, la “Justicia Militar” tienen bien ganada su (mala) fama. Detenciones arbitrarias, montajes con violencia, testigos protegidos que son fabricados y sobornados, detenidos eternizados y procesos absolutamente inmorales. El juicio de Kenny Sánchez, Elena Varela y Sergio Reyes mostró de que todo era montaje. Por ley debía hacerse en 6 meses: se hizo en dos años. Ineficiente. Y se hizo con mala fe y abuso. Participación descontrolada de la ANI (Agencia nacional de inteligencia) que practica espionaje de la población y de potenciales opositores. Esta “inteligencia” es conocido en este país con tristes memorias y se la aplica a los ppm. Jóvenes -a menudo son jóvenes- son detenidos para montar acusaciones contra líderes. Vi presos que fueron detenidos ebrios y sacando una botella de pisco que fueron usados: se les hizo firmar, ebrios aún, acusaciones contra un líder mapuche ya sobreseído en dos ocasiones por crímenes que nunca probaron. Acusaciones originales obtenidas bajo tortura. Es el caso de Héctor Llaitul, Trabajador Social que tuvo apoyo de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Asistentes Sociales. Fue liberado en varias oportunidades “pero hay que meterlo preso a todo precio” y, ahora, tienen otros testigos. Si los testigos “no cooperan” son ellos mismos criminalizados y detenidos como co-autores de causas que ni conocían. Así esperan en la cárcel 53 presos sin juicios, algunos ya por varios años. Todos son imputados con suficientes acusaciones que permiten tenerlos presos por muchísimo tiempo. Además, si son liberados, los vuelven a detener bajo ley anti-terrorista nuevamente, el mismo día, o después, a pocos metros de la cárcel o en sus casas y el ciclo recomienza. Los mapuche no tienen derechos simples: un menor que va a saber de su padre detenido ilegalmente el día anterior es brutalmente golpeado por el GOPE. Hay evidencia de video. La semana pasada dicen que los carabineros fueron acusados por la Justicia Militar JM (la justicia civil sistemáticamente se declara incompetente -¡y vaya que sí lo es!) Todo parecía un sueño. Pero a los pocos días ya estaban libres . Los padres de un niño torturado y amenazado de ser lanzado desde un helicóptero hacen una querella… nuevamente la justicia se declara incompetentes y la pasan a la JM. Es decir, el criminal se juzga a sí mismo. Todos son sobreseídos. Matías Catrileo, estudiante que es muerto por la espalda con arma y carabinero identificado… la sentencia final es remitida y queda en “firmar una vez al mes”. Y aquí no ha pasado nada. Con Jaime Mendoza Collío todo va en el mismo camino. Alex Lemun no es diferente. El niño José Huenulao, golpeado y raptado en Puerto Montt. Hoy desaparecido: los carabineros responsables son conocidos pero intocables. 70 niños mapuche sufren violencia de parte de los sistemas policiales y esperan justicia… Los detalles han sido enviados a los cuerpos de Justicia y Derechos Humanos Internacionales . El caso del menor Leonardo Quijón, que recibiera un escopetazo a quemarropa y fue llevado desde Ercilla a Santiago por sus padres y declarado por Carabineros “de que no tenían nada contra él” cuando se temía por su suerte (tuvo una parada cardiaca en el hospital), termina siendo detenido violentamente, tomado por la Justicia Militar y ahora detenido en un tétrico centro para menores de Chol-Chol. Lo visité allí. Tiene daño importante que va a hipotecar su vida. Le han anunciado de que será condenado a 10 años y un día… Fernando Lira, de la ONG Liberar, juntos con los Longkos han denunciado ante UNICEF la forzada clandestinidad de un menor de 16 años, Patricio Queipul Millanao, integrante de la comunidad mapuche Autónoma Temucuicui, Comuna de Ercilla. Patricio es perseguido por carabineros. Recientemente, un joven de 22 años es condenado por el Fiscal Militar, Coronel Ricardo Vidal Garrido, con sentencia, a 10 años y un día (¡pena efectiva sin beneficios!) por un crimen que nunca fue cometido y menos por él. La condena se hace sin el imputado y sin abogado defensor presentes. Este joven lleva dos años detenido sin juicio. Muchos presos denuncian que sus familiares son amenazados, hostigados. Niños de 5 años que no son aceptados en las escuelas. Esposas cuyos trabajos ganados por concurso son amenazadas con expulsión del servicio público por “ser miembros de familias terroristas” (a las que nunca les han podido demostrar serlo…) La abogado Karina Riquelme de Temuco presentó hace cuatro días un recurso de protección para los niños de la comunidad Mateo Ñiripil, en la comuna de Lautaro, del sector Muco Bajo, región de Lautaro: los niños son hostigados por la policía y amedrentados “para que delaten a sus padres” que apoyan las demandas de restitución de tierras y respeto a su cultura y familias. Exigen algunos políticos de mentes paranoicas que los presos políticos mapuche deben ser separados, cambiados de ciudades para que no planeen el terrorismo que le atribuyen. ¿Es esto Justicia, Democracia o respeto a los niños, a las familias?

El objetivo de detener y mantener presos a los potenciales líderes mapuche y usar un aparato ilegítimo y anti-democrático es injustificable. Los costos de abogados son enormes, prohibitivos. Los precios varían. Salvo unos muy “baratos” ($200.000 por caso) otros son muy caros: $5.000.000, inalcanzable para las familias. Al intentar pagar, sus ya modestas condiciones de vida se tornan miserables. El Estado, que se pretende austero, crea cárceles privadas y gasta millares en represión. Se militariza un conflicto fantasma que el mundo indica debe resolverse mediante negociaciones y reparaciones históricas.

Deja un comentario