Todos somos mapuches… Pinches bueyes


Todos somos mapuches… Pinches bueyes

Texto normalTexto grande

No se trata de oportunismo mi querido amigo, como me lo sugirió hace unos días, ebrio y baboso, midiendo el mundo con la miopía de su propia mezquindad, un colega de las letras, copa de champagne en la mano, en un animado vernisage.

No se trata tampoco de resentimiento ya que procuro actuar de acuerdo a mis ideas y pasiones cuando éstas aparecen, no las caliento en una olla, no hago con ellas un caldo de cultivo. No soy una pregonadora de las bondades de la violencia aunque a veces la crea necesaria.

Porque resulta que tampoco soy ilusa y sé que jamás ha habido cambio social que se haya impuesto por la buena voluntad o la evolución espiritual de los empresarios o la clase gobernante.

No creo en el odio de clases, ni en la superioridad de ninguna raza, menos aún en algún tipo de pureza, así como tampoco en las fronteras dibujadas con sangre.

Apoyo la resistencia mapuche por la simple y sencilla razón compañero, usted que mira todo con la suspicacia de su miseria, porque me reconozco disidente de este sistema depredador impuesto por ideologías que considero causantes de la máxima infelicidad humana.

Eso es todo, como Patricia Troncoso, como mucha gente.

Entonces, en tanto disidente, me siento reconocida en la lucha de un pueblo que naturalmente es heredero y sostenedor de otro paradigma, uno más cercano a mi corazón.

Soy mestiza no sé en que grado, como la mayoría de nosotros compañero y, si no me cree, pues mírese al espejo y verá las trazas del mestizaje que tanto reniega, porque desde chico le enseñaron que era mejor ser rubio; seguro le dijeron que cuando bebé tenía el pelo clarito y que el agua de la ciudad se lo fue oscureciendo. Y usted se lo creyó, nunca lo puso en duda, hasta el día de hoy se lo cree, por eso no ve los signos de nuestra historia en su fisonomía.

No adscribo a la mentira tan extendida en este país hipnotizado y sodomizado por el consumo y el crédito fácil (más dañino que el gatillo fácil), de que seríamos algo así como una pequeña Suecia, algo así tan cursi como los ingleses de Latinoamérica.

Pienso que si para las feministas el género es una construcción social y también una elección, pues yo digo que en nuestro caso, en nuestra sociedad mezclada a fuerza de patada y fusil, también lo debería ser la etnia y yo me siento india, antes que sueca, o newyorkina, yo me siento india mapuche.

Me basta saberme de este lado de las cosas para hermanarme con quienes luchan en condiciones de dramática asimetría contra un Estado armado hasta los dientes y defensor de los apetitos de los poderosos.

Porque cuando un gigante energúmeno, ebrio de prepotencia, pone su bota sucia en la cara de un campesino pobre y desarmardo, todos somos mapuches. ¿No es acaso lo mismo que hacen los bancos, las multitiendas, la compañía de teléfonos, el transantiago, la universidad privada, y toda la perversa maquinaria económica que con impunidad nos asalta, nos castiga, se caga de risa y hace estallar las pequeñas economías de emergencia de la clase trabajadora?

Hermano, a todos nos están metiendo el dedito por el culito, a todos nos están poniendo la bota en el hocico, sólo que a algunos con vaselina publicitaria y a otros no (porque la vaselina es cara y no hay que excederse en el gasto).

La sola constatación de esta triste realidad que es la realidad de nuestra pujante economía tan abierta como las piernas de la más barata prostituta (ojo que yo sé de eso), debería bastar para ser solidario con los históricamente abusados de esta tierra.

¿Alguien se ha preguntado qué va a pasar con Chile cuando se acabe el cobre?, va a quedar un país con una infraestructura de lujo, con gente endeudada y sin herramientas para enfrentar ni una mierda, porque la educación y el acceso popular a ella, no ha sido precisamente una de las prioridades país estos últimos años. ¿Alguien se acuerda de lo que pasó con el salitre? Hay dios mio!!!, si es que somos tan frágiles de la memoria.

El asunto es más complicado de lo que parece queridos compañeros, porque la actual guerra del Estado de Chile contra el pueblo mapuche, más que la consecuencia de un choque de paradigmas, que lo es, lo ha sido siempre, es hoy, una feroz guerra energética, como la de Bush por el petróleo en el medio oriente, pero ésta es por el agua y la electricidad.

Y no es mediática como aquella, sino cobarde y silenciosa, que quiere parchar con centrales hidroeléctricas la incompetencia de los gobiernos para generar una política energética sustentable y respetuosa de la diversidad de los pueblos.

Hay que alimentar al monstruo que el neoliberalismo ha creado, y que chupa y que mama, más que todos nosotros juntos.

Hay que mantener encendidas las lucecitas de los malls, de las fábricas de chatarra planetaria y de las carreteras ultrasónicas que usan los ricos para ir a la playa sin tener que verle la cara a la pobreza.

Y aunque a algunos les suene terrible, ¡una calumnia!, lamentable es verificar que los métodos del Estado en esta guerra energética son los mismos ocupados durante la dictadura contra la disidencia: represión policial, amedrentamiento, violaciones a los derechos civiles y desinformación.

Y es que en este país el derecho a opinar distinto con respecto a qué hacer con las riquezas y pobrezas de todos, lejos de ser un derecho -cuya manifestación pública debería estar garantizada en la Constitución-, se castiga como el peor de los pecados y se paga con un tec cerrado a manos de un paco en una protesta.

Yo apoyo la resistencia mapuche porque no quiero centrales hidroeléctricas a costa de muertes y saqueos, no quiero tecnología barata que en dos años se convertirá en montañas de basura irreciclable, no quiero créditos que me dejarán en la calle; yo quiero opciones para crecer, quiero vivir en una sociedad donde se respete la pluralidad de pensamiento, donde educarse sea un derecho no un lujo, donde exista el acceso a información verídica y de calidad, y un acceso no elitista a los bienes culturales. En definitiva, un modelo de sociedad que priorice a los seres humanos antes que a las cifras de crecimiento económico.

Esa idea de desarrollo está mas cerca, infinitamente más cerca del pueblo mapuche que de la sociedad que el Chile blanco invierno o color pastel, según la temporada; el Chile de catálogo de papel couché de 100 gramos y modelos argentinas que me propone cada domingo junto al diario fascista de toda la vida.

Por eso digo, aunque a muchos les duela, de este lado de la vereda, todos somos mapuches.

por Elizabeth Neira Calderón

16 comentarios para “Todos somos mapuches… Pinches bueyes”

  1. Pablo Toledo comentó el 3 de Setiembre, 2009 a las 4:28 pm Jeje.. salió del corazón. Felicitaciones.

  2. Eugenio Farias comentó el 3 de Setiembre, 2009 a las 7:37 pm Elizabeth Neira Calderon,que forma tan clara y precisa de expresar mis mas profundos sentimientos,creo que somos miles los que nos identificamos con tus palabras,pero muy pocos se atreven a respaldar porque el sistema te reprime de tal forma que no te permite ya ni siquiera pensar,por lo visto el dictador les dejo la tarea hecha a sus hijos putativos de la dictadura politica y muy en especial a su hija predilecta,Balechet,¿no serà una forma de esconder su verdadero apellido,pinochet?

  3. Hector comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 5:35 am Felicitaciones Elizabeth, expresas lo que muchos pensamos

  4. Luz comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 5:37 am Elizabeth…Te felicito por expresar lo que muchos sentimos.
    Que verguenza siento como chilena al constatar, día a día, las injusticias y atropellos que existen con este gobierno “socialista”.
    Terroristas son nuestros hermanos mapuches….y dignos de ser contratados a honorarios, con la venia del General en Jefe del Ejercito y de la Sra. Bachelet (a quien le di mi voto)..los asesinos y torturadores de tanta gente indefensa..

    Como dice Quelentaro…”somos todos Lonconao”

  5. carlos santibañez comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 7:21 am Gracia y felicitaciones por digna afirmacion,su pensamiento necesario en miles de voluntades para la convivencia de futuras generaciones en nuestros territorios.
    Sec.Comunicaciones del KACICADO.del RAHUE.
    OSORNO-Regiòn de los LAGOS.

  6. gabriel comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 11:38 am gracias…

  7. GLORIA comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 11:57 am Estimada Elizabeth, SOMOS TODOS MAPUCHE. Que bien se refleja mi pensamiento, mi impotencia, este dolor en el alma, de quedarme sin esperanzas de un futuro, mientras los depredadores asesinos se quedan con todo aquello que nos legaron nuestros abuelos.Acá en el norte, es todo tan sucio tan manipulado, pero lo que más duele y es el dolor del alma, que nuestros propios hermanos sacan dividendos vendiendo todo a nuestras espaldas y nuestros gritos se pierden con el viento. Por eso admiro y apoyo a los hermanos mapuches y me siento parte de tus palabras. Recibe desde las alturas el abrazo de una QUECHUA que grita a los cuatro vientos ¡SOY INDIA! Estamos tratando de recuperar nuestras raíces para impedir que mi cultura desaparezca del todo. TIKUYKUNA MAPUCHE KANCHIQ

    JALLALLA MAPUCHE LLAJTATA QANWAN KASHANI. TODOS SOMOS MAPUCHE, VIVA EL PUEBLO MAPUCHE, ESTOY CONTIGO.

  8. jorge monzalbes comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 2:01 pm gracias por tu columna
    elizabeth… eres super linda..

    tay super rica (con todo el respeto del mundo)
    y mas encima eres muy inteligente y aguda en tus palabras

    un agrado poder leer esto..
    gracias

  9. Miguel Herrera comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 3:08 pm hay eli, que seria de este discurso si no te hubiese leído mis poemas de la manera mas borracha que pude. gracias por decirme mapuche y por levantar la mano cuando hay que opinar.
    pd: algún día te leeré el poema que escribí en tu nombre…

  10. Rodrigo comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 3:31 pm Gracias Elizabeth por graficar el sentir y la impotencia de muchos compatriotas.
    Estamos cansados de gobiernos que rinden pleitesía a los grupos económicos y dejan en el mayor desamparo a quienes los llevamos al poder.

    Concertación cobarde, traicionera y vendida.
    Gracias también al Ciudadano por una luz de verdad en este fango de mentiras.

  11. marcial aguirre hoces comentó el 4 de Setiembre, 2009 a las 6:10 pm Elizabeth,más gracias me siento identificado en tus certeras palabras. Y lo del cobre, que viene del año 30, aceptando ser colonia yanqui con criollos cómplices que han vendido nuestro Estado desde entonces, llenando sus faltricas, sus nombres los llevamos grabado.Ahora están los cerebros preparando las plantas nucleares, para emporcar de residuos tóxicos nuestra larga y vapuleada faja.”Energías limpias” tienen el desparpajo de nombrarla, y seguir llenando sus asquerosos morrales, sin ética ni moral al igual que los hados de cuello y corbata, con el Hidronegocio.

    Me alegra el espíritu leer tus valientes arengas, Mujer.Eres espléndida¡¡¡

  12. Enrique Iglesias Fischer comentó el 5 de Setiembre, 2009 a las 6:27 am Concuerdo plenamente con lo planteado por Elizabeth Neira Calderón. Yo pensaba que Michelle Bachelet podria aportar algo diferente, ella que sufrio la prision y la tortura, que conocio el exilio. No comprendo como se puede cambiar tanto. El exilio permite mirar nuestro pais con mas altura de miras, en una perspectiva universalista. Un Estado fuerte capaz de hacer de mediador entre las potentes empresas multinacionales y los simples ciudadanos y no un Estado titere.

  13. tamara jorquera comentó el 5 de Setiembre, 2009 a las 8:57 am Aplausos!!!

  14. mujer sureña comentó el 5 de Setiembre, 2009 a las 9:46 am Hola Elizabeth… estoy de acuerdo en todo lo que planteas… que grato es saber que no somos pocos… Si me permites, mi única observación (que asumo no es intencional la expresión, sino que producto de cuán atrapados/as estamos en este mundo discriminatorio) es a tu analogía entre la situación de la economía y la de una mujer que se prostituye… el que las mujeres estemos exponiendo nuestra vida e integridad como “prostitutas baratas”, también es causa quizás de un modelo de sociedad machista y desigual que ha validado milenariamente el uso de unas seres humanas para placer de otros…

    Saludos y gracias por tu reflexión..
    Yésica

  15. GUR | Grupo Universitario Radical de la Universidad de Chile » Todos somos mapuches…Pinches bueyes comentó el 5 de Setiembre, 2009 a las 1:12 pm […] Por Elizabeth Neira Calderón en El Ciudadano. […]

  16. angelazersi comentó el 6 de Setiembre, 2009 a las 6:19 am Me parece muy bien la reflexion que surge en tu columna y que bueno que muchas personas esten de acuerdo, es una injusticia lo que ha sufrido y seguira sufriendo el pueblo mapuche, considero que todo es culpa del sistema economico imperante, que nos hace creer que vivimos en un mundo carente de recursos y esos es una gran mentira, que les conviene a unos pocos, para seguir gobernado y llevandose más platita a sus abultados bolsillos, sin embargo, si los abundantes recursos que existen se repartieran de manera equitativa y digna por supuesto, seguramente nuestra calidad de vida seria riquisima y no solo en en cuanto a recursos economicos, sino en tambien en lo más importante, los valores, el amor, el tiempo para reflexionar y buscar herramientas para hacernos felices entre todos, de eso seguramente el pueblo mapuche, sabe demasiado y podria enseñarnos mucho, si escucharamos y valoraramos sus creencias y estilo de vida, nos dariamos cuenta que nuestro bacan estilo de vida, es una mierda, por eso estoy muy decuardo con Elizabeth, espero sigas entragando tu pensamiento a más personas para hacerlos cambiar un poco, o por lo menos discutir la idea, que ya es algo, porque las personas parecen vivir sin darse cuenta de nada, solo desean aparentar y exponer su poder por medio de lo que tienen y no lo que piensan. Pero asi estan las cosas y es dificil hacer un cambio estamos sumidos, “todos” de alguna forma, auque no queramos. Lo importante es tratar de buscar la verdad de las cosas y no lo que nos quieren hacer creer…..saludos

__._,_._

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: